Enfermedades Neurológicas

Enfermedades
neurológicas

El daño cerebral adquirido (DCA) es el resultado de una lesión habitualmente súbita del sistema nervioso central, de la que pueden derivarse secuelas motoras, funcionales, cognitivas y conductuales.

En nuestro medio, suele producirse como consecuencia de traumatismos craneoencefálicos, que son la principal causa de discapacidad en personas jóvenes, o de enfermedad vascular cerebral aguda (ICTUS), que representa la primera causa de discapacidad en el adulto.

Existen también otras enfermedades neurológicas que pueden derivar en un daño cerebral adquirido como la esclerosis múltiple, los tumores cerebrales, las meningoencefalitis, las anoxias cerebrales, etc. que pueden ocasionar alteraciones de la movilidad y el equilibrio, la visión o el habla, así como trastornos del ánimo, cognitivos y de personalidad que impactan en la funcionalidad y calidad de vida de quienes las padecen.

En nuestro medio, suele producirse como consecuencia de traumatismos craneoencefálicos, que son la principal causa de discapacidad en personas jóvenes, o de enfermedad vascular cerebral aguda (ICTUS), que representa la primera causa de discapacidad en el adulto.

Existen también otras enfermedades neurológicas que pueden derivar en un daño cerebral adquirido como la esclerosis múltiple, los tumores cerebrales, las meningoencefalitis, las anoxias cerebrales, etc. que pueden ocasionar alteraciones de la movilidad y el equilibrio, la visión o el habla, así como trastornos del ánimo, cognitivos y de personalidad que impactan en la funcionalidad y calidad de vida de quienes las padecen.

Ictus

El Ictus o accidente cerebrovascular agudo (ACVA) constituye uno de los principales problemas socio-sanitarios en España. Es la segunda causa de muerte global, la primera en mujeres, además de la primera causa de discapacidad en el adulto y la segunda causa de demencia.

Como detectar un ictus

Si una parte del rostro está paralizada impidiendo sonreír, si se presentan dificultades para hablar normalmente, si se pierde fuerza en un brazo o en una pierna, pueden ser indicadores de un Ictus o accidente cerebrovascular.

El ictus en cifras

Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad que afecta al sistema nervioso central. Se manifiesta principalmente en adultos jóvenes entre los 20 y 30 años y presenta un componente inflamatorio/desmielinizante, y otro neurodegenerativo que puede ocasionar deterioro cognitivo progresivo en los pacientes. La EM repercute de forma determinante en las actividades diarias del paciente y se manifiesta principalmente con signos de fatiga, entumecimiento y hormigueo, debilidad y rigidez muscular, temblores y dificultades en el habla y deglución, entre otros síntomas posibles.

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad que afecta al sistema nervioso central. Se manifiesta principalmente en adultos jóvenes entre los 20 y 30 años y presenta un componente inflamatorio/desmielinizante, y otro neurodegenerativo que puede ocasionar deterioro cognitivo progresivo en los pacientes. La EM repercute de forma determinante en las actividades diarias del paciente y se manifiesta principalmente con signos de fatiga, entumecimiento y hormigueo, debilidad y rigidez muscular, temblores y dificultades en el habla y deglución, entre otros síntomas posibles.

Traumatismos Craneoencefálicos (TCE)

El traumatismo craneoencefálico (TCE) puede definirse como la lesión directa de las estructuras craneales, encefálicas o meníngeas que se presentan como consecuencia de un agente mecánico externo.

El TCE puede producir una disminución del nivel de conciencia, y derivar en un daño cerebral adquirido con diferentes alteraciones posibles de tipo cognitivo, físico y/o emocional en el individuo.

De acuerdo a los datos ofrecidos por la Sociedad Española de Neurología (SEN) cada año se producen en España al menos unos 100.000 nuevos casos de traumatismo craneoencefálico (TCE) y unos 600 de lesiones medulares de origen traumático. Aunque la mayoría de las consultas por TCE son leves, el traumatismo craneoencefálico es la primera causa de muerte e incapacidad en la población menor de 45 años en los países desarrollados.

Durante el verano se observa un especial incremento de TCE y de lesiones medulares relacionadas con los accidentes de tráfico y las actividades deportivas.

El traumatismo craneoencefálico (TCE) puede definirse como la lesión directa de las estructuras craneales, encefálicas o meníngeas que se presentan como consecuencia de un agente mecánico externo.

El TCE puede producir una disminución del nivel de conciencia, y derivar en un daño cerebral adquirido con diferentes alteraciones posibles de tipo cognitivo, físico y/o emocional en el individuo.

De acuerdo a los datos ofrecidos por la Sociedad Española de Neurología (SEN) cada año se producen en España al menos unos 100.000 nuevos casos de traumatismo craneoencefálico (TCE) y unos 600 de lesiones medulares de origen traumático. Aunque la mayoría de las consultas por TCE son leves, el traumatismo craneoencefálico es la primera causa de muerte e incapacidad en la población menor de 45 años en los países desarrollados.

Durante el verano se observa un especial incremento de TCE y de lesiones medulares relacionadas con los accidentes de tráfico y las actividades deportivas.

Tumores

Los tumores que afectan al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y el tratamiento quirúrgico o de quimioterapia/radioterapia de los mismos, puede ocasionar lesiones cerebrales o medulares, que derivan en diferentes trastornos motores, sensitivos, del lenguaje, conductuales o de tipo cognitivo, que requieren un proceso de rehabilitación específico, dirigido a alcanzar la máxima recuperación posible del paciente.

Los tumores que afectan al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y el tratamiento quirúrgico o de quimioterapia/radioterapia de los mismos, puede ocasionar lesiones cerebrales o medulares, que derivan en diferentes trastornos motores, sensitivos, del lenguaje, conductuales o de tipo cognitivo, que requieren un proceso de rehabilitación específico, dirigido a alcanzar la máxima recuperación posible del paciente.

Otras Enfermedades Neurológicas

Existen diferentes enfermedades neurológicas de carácter neurodegenerativo, que pueden beneficiarse de programas individualizados de neurorrehabilitación para minimizar la discapacidad impuesta por su enfermedad y mejorar su funcionalidad, su autonomía y, en definitiva, su calidad de vida y la de sus familiares.

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad multisistémica, con clara afectación motora y del equilibrio, además de trastornos del habla en forma de hipofonía, que habitualmente asocia también un síndrome depresivo.

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica muy heterogénea, que afecta a personas jóvenes. Dependiendo del curso clínico y la naturaleza de los brotes inflamatorios o la degeneración cortical que acompaña, puede cursar con una afectación variable en diferentes áreas (motora, sensitiva, del equilibrio, emocionales, cognitivas, etc.). Estos pacientes, pueden encontrar en nuestro equipo una evaluación multidisciplinar, a partir de la cuál poder diseñar un tratamiento individualizado y recomendaciones clínicas específicas para hacer frente a su enfermedad.

La enfermedad de Alzheimer es la primera causa de enfermedad neurodegenerativa en nuestro medio, con una prevalencia muy alta en nuestra sociedad, en buena parte por el propio envejecimiento de la población. Como es sabido, cursa principalmente con afectación de memoria, aunque muchas veces se acompaña también de grandes desórdenes conductuales y de tipo emocional, siendo la depresión y la ansiedad los trastornos más frecuentes. Desde el área de neuropsicología se evalúa la afectación cognitiva del paciente y se diseña un tratamiento individualizado para el abordaje de la memoria y el resto de dominios afectados, además de recomendaciones específicas a los familiares o cuidadores principales. Por otra parte, el neurólogo podrá dirigir un tratamiento farmacológico concreto para mejorar aspectos como la irritabilidad, el insomnio, u otros.

Otras patologías comunes como la migraña, el tinnitus, el dolor crónico, el dolor neuropático, y la depresión refractaria a tratamiento famacológico entre otras, son afecciones con un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes, y que condiciona discapacidad. En la Unidad de Neuromodulación Cerebral no invasiva podemos ofrecer una alternativa de tratamiento innovadora, que ha demostrado evidencia científica sobre su eficacia, y que en combinación con las terapias clásicas, ofrece una oportunidad de mejora.

Existen diferentes enfermedades neurológicas de carácter neurodegenerativo, que pueden beneficiarse de programas individualizados de neurorrehabilitación para minimizar la discapacidad impuesta por su enfermedad y mejorar su funcionalidad, su autonomía y, en definitiva, su calidad de vida y la de sus familiares.

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad multisistémica, con clara afectación motora y del equilibrio, además de trastornos del habla en forma de hipofonía, que habitualmente asocia también un síndrome depresivo.

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica muy heterogénea, que afecta a personas jóvenes. Dependiendo del curso clínico y la naturaleza de los brotes inflamatorios o la degeneración cortical que acompaña, puede cursar con una afectación variable en diferentes áreas (motora, sensitiva, del equilibrio, emocionales, cognitivas, etc.). Estos pacientes, pueden encontrar en nuestro equipo una evaluación multidisciplinar, a partir de la cuál poder diseñar un tratamiento individualizado y recomendaciones clínicas específicas para hacer frente a su enfermedad.

La enfermedad de Alzheimer es la primera causa de enfermedad neurodegenerativa en nuestro medio, con una prevalencia muy alta en nuestra sociedad, en buena parte por el propio envejecimiento de la población. Como es sabido, cursa principalmente con afectación de memoria, aunque muchas veces se acompaña también de grandes desórdenes conductuales y de tipo emocional, siendo la depresión y la ansiedad los trastornos más frecuentes. Desde el área de neuropsicología se evalúa la afectación cognitiva del paciente y se diseña un tratamiento individualizado para el abordaje de la memoria y el resto de dominios afectados, además de recomendaciones específicas a los familiares o cuidadores principales. Por otra parte, el neurólogo podrá dirigir un tratamiento farmacológico concreto para mejorar aspectos como la irritabilidad, el insomnio, u otros.

Otras patologías comunes como la migraña, el tinnitus, el dolor crónico, el dolor neuropático, y la depresión refractaria a tratamiento famacológico entre otras, son afecciones con un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes, y que condiciona discapacidad. En la Unidad de Neuromodulación Cerebral no invasiva podemos ofrecer una alternativa de tratamiento innovadora, que ha demostrado evidencia científica sobre su eficacia, y que en combinación con las terapias clásicas, ofrece una oportunidad de mejora.